Inicio
Municipìo
Turismo
Parque Natural
Historia
Etnografía
Patrimonio ►
Agroganadería
Tablón
Servicios
Contactar
Residencia
La Zarza

 

 

Patrimonio

 

RECUPERACIÓN             ► Badilla   Cozcurrita   Fariza   Mámoles  

 

Poyecto de creación de una plaza pública en Badilla


En nuestro afán de recuperar o actualizar elementos patrimoniales que dignifiquen la vida de nuestros ciudadanos, el Ayuntamiento de Fariza trabaja incansablemente para ampliar el número de elementos que han sido o serán beneficiarios de su actuación.

Dentro de las asignaciones presupuestarias vigentes, una buena partida de sus arcas se empleará en la creación de una plaza pública para el pueblo de Badilla. Dicho presupuesto había sido asignado, inicialmente, a la creación de un nuevo cementerio. Ante la discrepancia de algunos ciudadanos, previo acuerdo favorable de la Diputación Provincial y realizada la pertinente consulta popular mediante sufragio, sus vecinos prefieren reconducir dicho presupuesto y destinarlo a una plaza pública. La idea se explica conforme a las fotos y a la planimetría del proyecto-base de desarrollo.



La casa central de la plaza y su pajar anejo han sido adquiridos por nuestro Ayuntamiento para permitir esta mejora, tal y como consta en el documento que se reproduce. Asimismo, los planos que se exponen son una copia literal de los originales, base de su diseño; hoy archivados en las oficinas del Ayuntamiento.

El plazo de ejecución será inmediato; tan pronto como la Diputación Provincial asigne la realización de obras a la empresa pertinente. Cuando se lleve a término, daremos noticia de su recuperación y del producto final en esta página.

¡Bienvenido sea el proyecto para todos nosotros!

 


Recuperación de los molinos en Badilla

El agua ha sido analizada, en nuestro universo cultural , en tres temas dominantes:
1.- Vista como fuente de vida.
2.- Elemento de purificación.
3.- Centro de regeneración vital.


Estos núcleos temáticos básicos sirven de alimento a toda una coherente tradición vital.

En la tradición cristiana, el agua simboliza el origen de la creación, la fuente de todas las cosas. De hecho, en la Biblia, las fuentes del desierto que saciaron la sed de los nómadas eran fuentes de alegría y de maravilla. El hombre, en general, en su peregrinaje vital, asocia el agua con una realidad tanto interior como exterior; hasta el punto de convertirse en una especie de oasis espiritual, en un centro de paz y de luz.

En el Antiguo Testamento observamos que el agua es símbolo de vida; en el Nuevo, símbolo del espíritu (Apocalipsis, 21). Tanto es así que el agua recoge, incluso, un sentido de eternidad: quien beba de esta agua viva, participa ya de la vida eterna (Juan, 4, 13-14).

El agua purifica, cura, introduce en lo eterno. No en vano, en los rituales de iniciación al cristianismo (ceremonia del Sacramento del Bautismo), el agua bendita es vertida sobre la cabeza del recién llegado a la comunidad cristina. En este sentido, el agua tiene un poder regenerador, pues nos permite iniciar una nueva vida: la espiritual.
Es un elemento constitutivo de un ritual iniciático.

La lluvia, las fuentes, los ríos… todos ellos constituyen elementos de fuerte poder fertilizador de la tierra. En todas las culturas, se asocian con las ceremonias de la fecundidad terrestre; el agua como fuerza vital fecundante.

De su mano llega la riqueza a los pueblos. Nuestros antepasados, sabios conocedores de la riqueza natural, supieron arrancarle al agua todo su poder. Una de las numerosas aplicaciones de la que ahora damos testimonio es la del agua como fuente de energía viva.

Son frecuentes, en nuestro Municipio, los molinos habitando las riberas. Hoy silenciosos, pero no mudos, nos hablan de un pasado próximo en el que los cereales llegaban a su puerta. Con la energía del agua, los granos de cereal, en la tolva (recipiente de madera), pasaban por un canal hasta caer en las muelas de piedra. De ahí, molido, a los sacos, llamados costales. Transportados de nuevo a los pueblos, esperaban pacientemente las manos, generalmente de mujer, para hacer el pan en el horno de leña. Estructuras semicirculares en los muros de las casas denotan la presencia, en nuestro entorno, de esos hornos artesanos.

Badilla es claro ejemplo de esta tradición harinera. Sus molinos: “Molino Pachón”, “Molino Carrizo”, “Molino Cabildo” y “Molino Matarranas” brindan al caminante una de las más hermosas sendas que uno pueda visitar.

Nuestras imágenes hablan por sí mismas. Vean y gocen de ellas. Y si en la próxima salida se animan, conózcanlo y pisen este incomparable marco por sus propios pies. Conocer una molienda, en vivo y en directo, hoy es posible gracias a una hermosa recuperación llevada a cabo en estos últimos años. Alguno de los molinos se ha recuperado para que toda su maquinaria quede a la luz de sus ojos, mientras muele el cereal.

Su presencia es una manifestación de un pasado que no puede dejar indiferente a un alma curiosa.
 

CONTINUA...
 

 

                                  subir

 

     

aytodefariza@gmail.com

Plaza de la Iglesia, s/n -49213- Fariza (Zamora)  Tlf. y Fax :980617881